El maestro pastelero Justo Almendrote lleva las riendas de El Indio Chocolatería Boutique Hostal - Foto: EFE

Un hotel de chocolate

La localidad madrileña de Pinto alberga un singular alojamiento inspirado en el cacao

La localidad madrileña de Pinto cuenta desde hace justo tres años con un dulce oficial: el Ombligo de Pinto, una creación del maestro pastelero Justo Almendrote, que además de seguir con su faceta como repostero, se acaba de meter a hostelero impulsando el primer hotel del chocolate de la Comunidad de Madrid.

Almendrote es el alma mater de El Indio Chocolatería Boutique Hostel, un pequeño alojamiento de 22 habitaciones situado en el centro del municipio y que se ha renovado por completo bajo su batuta siguiendo «la inspiración del cacao y la conquista de América».

Tras dos años de obras, el establecimiento se hizo realidad en septiembre pasado, coincidiendo con el Día Internacional del Chocolate, aunque no fue hasta enero cuando adoptó el nombre oficial de El Indio, «la chocolatería más antigua de Madrid», tal y como explica el maestro pastelero.

Ubicada originariamente en la calle Luna, en pleno centro de la capital, desde su fundación en 1848, la actual chocolatería El Indio se trasladó a la calle Lope de Vega, aunque su antiguo edificio tiene tanta relevancia histórica que fue llevado piedra a piedra al Museo Arqueológico Nacional tras su cierre.

«He danzado por muchos sitios y un día coincidí con Manuel Marqués, propietario de la marca El Indio. Me dijo que tenía este proyecto y que si yo iba con él para adelante. Me enganché de la manita suya y aquí estoy», confiesa Almendrote sobre quién tuvo la idea de montar un hotel dedicado al chocolate.

(…)

La Tribuna de Ciudad Real: Ver artículo original